Ozzy Osbourne nos ha otorgado grandes momentos de locura

En más de 40 años de carrera y con un comportamiento demencial, Ozzy Osbourne nos ha otorgado grandes momentos de locura dignos de recapitularse.
Ozzy y el murciélago

Quizás esta es la anécdota más famosa de Ozzy. Durante la gira del disco Diary of a Madman en 1982, como parte del show, había una catapulta en el escenario desde donde el cantante arrojaba pedazos de carne y vísceras de cerdo a la audiencia. El público de vez en cuando decidía contraatacar y también arrojaban cosas. Fue en Iowa cuando a un fan se le ocurrió lanzar un murciélago vivo. Sin embargo, Ozzy, al calor del momento, pensó que se trataba de un juguete de goma y le arrancó la cabeza de una mordida. Al momento de sentir los líquidos del animal escurriendo por su boca supo que algo estaba muy mal y de inmediato fue llevado al hospital para que lo vacunaran contra la rabia

Ozzy y la paloma

Antes del murciélago, el loco cantante ya se había entrenado en aquello de arrancar cabezas de animales a bocados.
En 1981, Ozzy y Sharon tenían una junta con la gente de CBS con quienes querían conseguir un contrato discográfico.
A su mujer y manager Sharon le pareció buena idea que, tras la imagen que tenía el cantante tan negativa para este gigante de la industria, sería buena idea cambiar esa sobriedad y lo vistió de blanco inmaculado y le metió 2 palomas en los bolsillos para que cuando entrara a la sala de reuniones, las soltara como gesto de buena fe, como un Mesías y mostrando un comportamiento impecable.

La reunión tardó mucho en desarrollarse. Ozzy, que se aburría y al tiempo estaba nervioso por dar esa buena imagen quiso calmar los nervios con unos tragos antes de entrar. Resultado final:
Decidió sacar una de las palomas y arrancarle la cabeza de un mordisco, la escupió certeramente en el regazo de la chica de relaciones públicas que gritaba horrorizada, el cuerpo de la paloma sin cabeza se retorcía en la mesa esparciendo sangre y heces por todos lados, Ozzy se sentó en su regazo y se puso a reír como un niño al que le han pillado in fraganti. fueron Las últimas palabras que recuerda el cantante de esa reunión fueron:“¡saquen a ese animal de aquí!” ,y así se llevaron al “animal” de los escenarios dando por finalizada y sentenciada dicha reunión.
Ozzy comentaba tiempo después que estaba tan borracho que la paloma le supo “a licor de naranja, plumas y algo de pico”.

Ozzy orina en un monumento

Durante una gira por San Antonio, Texas, Ozzy se emborrachó la noche después del concierto.
Como tenía la costumbre de desaparecer, su entonces manager y próxima esposa Sharon Arden, se llevó toda la ropa de Ozzy mientras éste se bañaba y la escondió para retenerlo en el hotel y que no se metiera en problemas.
Ozzy, desesperado por salir, cogió una bata de Sharon y se las arregló para salir a dar un paseo.
Después de un rato sintió ganas de orinar, así que liberó su vejiga, sin darse cuenta que estaba haciéndolo en las paredes del fuerte Alamo, monumento histórico de Texas. La policía inmediatamente lo arrestó y se le prohibió dar un show en San Antonio en 10 años.

Ozzy, el ladrón tonto de rodillas sonrientes

A finales de los 60 el joven Ozzy de 18 años pasó tres meses en la prisión de Winson Green después de encontrársele culpable de robo. Su cómplice le había dicho que llevara guantes para llevar a cabo el hurto, pero cometió el fallo de llevar guantes sin dedos por lo que sus huellas dactilares estaban por todos lados.Lo encerraron ya que su padre se negó a pagar la fianza. Así que como iba a estar ahí una buena temporada, para no aburrirse decidió tatuarse caritas felices en las rodillas con una aguja de tejer y algo de líquido pulidor.
“Me ayudaron a darme ánimo cuando despertaba” dijo después.

Ozzy inhala hormigas

No pudo haber una gira de mayores excesos que la de Mötley Crüe y Ozzy Osbourne juntos. Los inventores de la “borrachera intravenosa” (se inyectaban Jack Daniel’s para ver si se emborrachaban más) y el loco muerde-animales, se enfrentaron en severas competiciones para ver quién hacía la cosa más loca. Así que en una de esas paradas de camión, al parecer en un hotel de Florida, todos borrachos y drogados, estaban parados en la calle. Había una piruleta de caramelo tirada en la acera y una línea de hormigas caminando hacia ella.
Ozzy sólo les dijo “¿así que ya esnifastéis mucha cocaína y os sentís muy hombres?”, y se agachó e inhaló toda la fila de hormigas en un santiamén para asombro de los Mötley Crüe. Por si fuera poco, en medio de las risas y gritos de asombro, Nikki Sixx comenzó a orinar en la misma acera y el demente Ozzy enseguida procedió a lamer el charco de orines como si fuera un perro. Desde entonces quedó confirmado y más que garantizado quién era el personaje más loco del mundo del Rock.

Ozzy y el tiburón

Mientras estaba de gira con Black Sabbath, el guitarrista Tony Iommi recuerda que alguna vez Ozzy, aburrido y drogado, decidió ir a conseguir un tiburón muerto ya que las drogas no les estaban divirtiendo. Una vez que lo consiguió decidió restregarlo contra las ventanas del cuarto de hotel para espantar a sus compañeros y luego procedió a destrozarlo y frotar los restos sangrientos en las paredes porque “les faltaba un poco de color”.

Ozzy el asesino

En 1989 tras haberse bebido cuatro botellas de vodka él solo, Ozzy bajó las escaleras de la casa donde vivía con Sharon, y muy seriamente le dijo “lo siento mucho, pero, hemos decidido que ¡tienes que morir!” y procedió a tratar de estrangularla. Para su fortuna, Ozzy estaba tan borracho que Sharon pudo quitárselo de encima y llamar a la policía, quienes querían acusar a Ozzy de intento de homicidio. Sin embargo Sharon no presentó cargos y decidió tomar el incidente como “una de esas cosas de matrimonio”.

Ozzy vs los satanistas

Aún siendo miembro de Black Sabbath en los 70, el grupo se estaba hospedando en un hotel. La noticia pronto llegó a una congregación satánica quienes rápidamente decidieron hacer una “acampada” justo afuera del cuarto de Ozzy, encendiendo velas y entonando cantos demoniacos. Así que para deshacerse de los fanáticos, Ozzy salió del cuarto y le sopló a todas sus velas, al tiempo que cantaba “Happy Birthday”.

Ozzy y el sacerdote pacheco

En su juventud, Ozzy Osbourne y su entonces esposa Thelma, solían ser visitados por un pastor de la Iglesia de Inglaterra a la que entonces pertenecían. En una de esas visitas, Thelma le sirvió al pastor un pedazo de pastel sin saber que antes Ozzy lo había rociado con un potentísimo polvo de hashish que había conseguido de Afganistán. De inmediato el pastor se desmayó, Thelma y Ozzy tuvieron que meterlo en su coche y llevarlo a casa. Durante tres días el pastor estuvo alucinando y para su fortuna cuando regresó a la normalidad, no recordaba nada de lo que le había sucedido.

Ozzy desnudo vs el ladrón

Ozzy y Sharon fueron sorprendidos en su casa de Buckinghamshire, Inglaterra cuando un ladrón estaba buscando que llevarse en el armario de Sharon. Al darse cuenta, Ozzy se levantó de la cama, desnudo, y se echó encima del sujeto, quien finalmente logró librarse y llevarse joyas, entre ellas el anillo de matrimonio de Sharon, que fue recuperado por su hija Kelly Osbourne a través del programa de televisión Crime Watch.

 

También te puede interesar ...

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.